domingo, 1 de agosto de 2010

CUANDO UN FAMILIAR NOS TRAICIONA.-¿QUE HACER?

El mundo es mundo y como tal es muy pero profundamente complejo, por ello aquello de que no únicamente es vivir, sino saber hacerlo y a la gran mayoría se nos olvida.- Regularmente dentro del seno de la familia existen aquellos parientes que de la menor cosa, nos llenan de optimismo con palabras halagadoras o bonitas muy seguido y, nos convencen con sus alabanzas y sus muestras de sinceros afectos, que jamás ponemos sobre ninguna balanza, ni en sueños, a causa de que espontáneamente, regularmente nos escuchan, nos ponen su mayor atención y nos dan consejos, son acomedidos y nos confían sus mayores conflictos, nos visitan y se hace costumbre que tales familiares saquen provechoso o ventajas de todo tipo, a grado tal, que al marcharse vuelvan a sus hogares respectivos, cargados como unos verdaderos Santa Claus o Papá Noel.- Se les presta dinero, devuelven la mitad; responde uno por ellos, no cumplen; se les da algo en concesión, que lo perdieron o salió defectuoso y uno responde por amor.- Es decir, éste tipo de parientes, sabe hacer cada show tan perfecto, que uno se torna un verdadero incondicional en sus manos, sin darnos cuenta ante el asombro de los demás de casa y cierto celo, por carecer de ese tipo de sangre especial, hipócrita o estafadora en todos los sentidos, que estamos siendo usados, tal vez por carecer de estimaciones genuinas, por inseguridades, por soledades, por decepciones o valiéndose tal persona consanguínea, de haber sido muy amado por nuestros padres o hasta tomado en cierto momento de obrar de su vida como un icono para el hogar, para llegar a hacer de las suyas sin medida.- Sólo que, todo aquello que no es verdadero y que es falso, llega solito a descubrirse o dicha máscara a caérsele a la persona en turno, es decir, a manifestarse ante nuestros ojos, tal y como es.- Ante una realidad tan amarga, tan triste, tan desoladora, tan un tanto nefasta o confusa por tratarse de un familiar, no vamos a hacer un escándalo jamás, ni vamos a dividir a la familia o a separarla enfrentando situaciones gravosas o engorrosas ni mucho menos de grandes pesares para el familiar traidor.- Simplemente y paulatinamente, uno se va alejando como las estrellas de los firmamentos al amanecer, es decir, hasta involuntariamente al paso del tiempo y de los años, uno se desligue primero en lo emocional, a causa de tantas heridas recibidas por la espalda; segundo, pues se tiene que aprender que la familia siempre será como tal, y que lo correcto en éstos casos es obrar con mesura o compasión para aquel que ya es su mayor enemigo, El Mismo.- Y tercero, tal vez lo más difícil para muchos, aprender por los hijos de tal familiar traidor, a llegar a convivir con distancia y respeto, con tal enemigo de sangre y que al final, necesita de una gran compasión, piedad y sobrehumana misericordia, porque a labrado para su vida entera, Desconfianza, Desamor y Ausencia de toda Unión con todos los suyos de por Vida.- Pues no se vale ni ahora ni nunca, ser objeto de fiestas, de regalos, de paseos y motivos innegables de hermosuras familiares y pagar con grandes bajezas.- En lo personal, siempre he exigido de frente, se me diga en que me equívoco, al familiar, al amigo, al conocido, pues el diálogo aparte de ser Civilizado, es Altamente Medicinal en todos los campos y garantiza ahora y desde el siempre, Amores Eternos culminando en Dios.- ¿Tú, sueles tener Dos Caras? No te das cuenta, pero te estas Destruyendo.-
saulalexandeta@yahoo.com.mx
deyaniratarcisia@gmail.com
marydiana@live.com
saulalexandeta@sonico.com.mx
shadeska@twitter.com
http://cuentosypoesias.onlinewebshop.net
Domingo 1 de Agosto del 2010

1 comentario:

  1. Pues sí. Es "puñetero" hacer a un familiar una traición grave, como a cualquier amigo...
    Hay alejarse... Perdonar, pero creo que alejarse está muy bien. Poner la cosas en manos de Dios, ¡eso sí!

    ResponderEliminar